Mujeres desaparecidas

¿Qué
es “Ausencias Ignoradas”?

¿Qué
es “Ausencias Ignoradas”?

Ausencias Ignoradas es un proyecto de El Universal Data, México, que busca contar el número de mujeres que han desaparecido en la capital del país y el Estado de México a lo largo de una década, mostrar el incremento de las cifras, que la gente vea cada uno de los rostros que se pierden entre tantas fichas y narrar la problemática a la que se enfrentan las familias cuando acuden a denunciar los casos; así como las diferentes situaciones en las que su hermana, hija o madre desaparecieron.

En las historias buscamos exponer cómo las autoridades del gobierno de la Ciudad de México no están atendiendo una situación que está creciendo año tras año. Y que la promulgación de la “Ley para Prevenir, Eliminar y Sancionar la Desaparición Forzada de Personas y la Desaparición por Particulares en el Distrito Federal”, es letra muerta, tal y como dicen algunos legisladores que ocupan actualmente un cargo en la Comisión de Administración y Procuración de Justicia de la ALDF.

Sumado a todo esto, los relatos de las familias describen el tortuoso proceso que se vive para denunciar una desaparición. Más si el caso es una mujer joven.

Al mismo tiempo se aborda la problemática que vive el Estado de México desde hace más de cinco años y la forma en la que las jóvenes se adecuan a los nuevos parámetros de violencia.

Para este proyecto se crearon dos bases de datos. La información se obtuvo de sitios de los gobiernos de cada entidad: el Centro de Apoyo a Personas Extraviadas o Ausentes (Capea) de la Ciudad de México y Odisea, portal creado por la Procuraduría de Justicia del Estado de México.

Toda la información fue sistematizada por el equipo de El Universal Data

¿Por qué es importante un proyecto como “Ausencias Ignoradas”?

Entre el 2008 y 2010 el tema de las desapariciones de mujeres en el Estado de México era una hipótesis. Una leyenda urbana que las autoridades cubrían con la frase “seguro se fue con el novio”. El 28 de julio de 2015 este mito se volvió realidad. El Sistema Nacional para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres decretó la Alerta de Violencia de Género (AVG) para once municipios de la entidad.

Este reconocimiento llegó con la revelación de las estadísticas oficiales. El gobierno mexiquense, encabezado por Eruviel Ávila Villegas, reportó que de 2005 a 2014 desaparecieron 4,281 mujeres, de las cuales aún no encontraban a dos mil. Más de cinco años tardaron en dar cifras, en aceptar una realidad que desaparece a las mujeres.

Los números generales ahí estaban, pero el detalle nadie lo tenía. La base de datos del sitio Odisea era la única que concentraba todas las fichas de personas que habían desaparecido en el estado desde 2007. Sus datos no eran descargables. En noviembre de 2015 el sitio fue dado de baja. Ya no hay forma de revisar las más de mil fichas de mujeres que ahí existían.

La Ciudad de México, la capital del país, el lugar en el que conviven los tres poderes de gobierno, vive una situación similar de su estado vecino. Todos los días llega, por lo menos, una ficha emitida por Capea a la redacción de EL UNIVERSAL. La mayoría son chicas jóvenes que no superan los 19 años.

Al revisar cada foto volante notamos que contaban con mucha información que podía ser sistematizada y ser útil para encontrar patrones. Revisamos las páginas del gobierno de la capital y en ninguna hablaban de desaparecidos, mucho menos lo unían con el término “mujeres”.

El director de Capea, José Antonio Ferrer, aclaró en una entrevista que la institución a su cargo solo veía casos de personas extraviadas o ausentes. “Nosotros no vemos desaparecidos”. El término ausencia supone que la persona se alejó por su voluntad y no pretende regresar. ¿Quién contabiliza e investiga el tema de personas desaparecidas en la Ciudad de México? Las autoridades no lograron responder.

Lo único que nos quedó fue un sitio web llenó de mujeres “ausentes”. La página de Internet de Capea no tiene sus datos descargables, sus filtros hacen difícil su consulta y lo más importante: nadie admite que son personas desaparecidas.

Este proyecto quiere mostrar los rostros de cada una de las mujeres que se han esfumado en alguna calle de la capital o del estado mexiquense. Busca contribuir a la apertura de datos; hasta la publicación de este proyecto, ninguna de las dos bases de datos se encuentran abiertas al público.

Además, que las familias que están buscando a una mujer puedan enviar sus datos y cuenten con una plataforma en la que su imagen será difundida. Y aportar elementos para generar un mejor debate sobre el tema y estos registros sean reconocidos como mujeres desaparecidas. No como mujeres ausentes.

¿Cómo las cuentan?

Cada estado cuenta con su Procuraduría, en cada una de sus páginas se encuentra una sección en específico enfocada a la búsqueda de personas. En estas secciones están las fichas en formato PDF de cada reporte que fue realizado en la entidad.

“Odisea, del Estado de México, es el área donde las familias o amistades reportan la desaparición o no localización de un ser querido”, así se define en su sitio web.

En Capea, de la Ciudad de México, su finalidad es proporcionar atención especializada para intervenir en la búsqueda y localización de personas extraviadas o ausentes.

Cuando se busca a una persona, estas son las dos entidades a las que se recomienda acudir de manera inmediata. Los términos que usan son diferentes:

Desaparecidos. No se sabe el paradero de una persona, pero se tiene conocimiento de que alguien participó en su desaparición y en su ocultamiento.

No localizados. Cualquier persona que no se sabe en dónde está, pero hasta ese momento no hay ningún indicio de que alguien se lo haya llevado.

Extraviado. Cuando una persona sale de su domicilio y no le es posible regresar por circunstancias ajenas a su voluntad, ya sea porque desconoce o no recuerda sus datos de filiación, identidad y domicilio.

Ausente. Situación en la que una persona voluntaria o involuntariamente se encuentra alejada de su domicilio o lugar de residencia. De tal forma que le es imposible volver al mismo por causa propia o ajena.

Estos cuatro términos pueden marcar la búsqueda de una persona. En tres de ellos no se contempla que haya un delito y por lo tanto, las familias han visto como las investigaciones se vuelven lentas y desgastantes.

La base de datos de Capea cuenta con datos de personas desde el 2002 hasta 2015. El sitio se revisó en febrero de 2016 y tenía 6,787 registros en total. De estos, 3,054 contaban con los elementos suficientes para su sistematización.

En el sitio de Odisea se encontraron 1,480 fichas de mujeres. La página marca “error” desde noviembre de 2015. El actual sitio de la Fiscalía especializada para la investigación de personas desaparecidas, no localizadas, ausentes y extraviadas cuenta con un apartado especial para “Odisea”, pero el campo de “Consultar celdas” no está activo.

¿Cómo se hizo el proyecto?

Para obtener los datos de la capital se capturaron cada una de las fichas correspondientes a personas del sexo femenino y que tuviera especificada su fecha de reporte. En total, en el sitio existen 6,787 fichas, se revisaron una por una y se sistematizaron 3,054.

En el caso de la página del Estado de México tampoco tenía datos descargables. Usando técnicas de scrappeo se lograron bajar los más de mil registros que tenía el portal.

Al unir las dos estadísticas, nos encontramos con 4,534 rostros de mujeres que no han podido regresar a sus casas.

En la visualización de los datos lo que se quiere mostrar es el lado humano de esta cifra y hacer evidente que detrás de esto existe una persona de la que no se sabe su paradero. Al hablar de datos tan crudos, como es el tema de desaparición, los reflectores se quedan en los números. Aquí se busca darle la vuelta a este patrón. Es una estadística formada por adolescentes, por madres, por hijas.

Esto se realizó en Javascript, utilizando las librerías de D3js, jQuery, Bloodhound y Typeahead. Los principales retos técnicos fue el trabajar con miles de fotos, homologar la información y crear una herramienta técnica que fuera capaz de generar cualquier cifra de forma aleatoria con fotos aleatorias.

Los mapas de ambas entidades muestran la tasa de desaparecidas por cada 100 mil mujeres. Para calcular la tasa de cada una se tomó la población (solo mujeres) a nivel municipal proporcionada por Inegi en el Censo 2010 y la base de datos de los sitios de Capea y Odisea.

Es la primera vez que en México existe un buscador de personas desaparecidas por nombre, en el que se muestre como resultado la información correspondiente a cada una de las fichas.

Si sabes de algún nombre que deba estar en este sitio o un caso que deba ser borrado, puedes escribirnos a [email protected]

Datos de la Ciudad de México

Datos del Estado de México

“La realidad es que hay cientos de mujeres que están desapareciendo en las calles de la Ciudad de México y las autoridades no quieren averiguar por qué”